En todas las relaciones laborales existe una serie de derechos y obligaciones que tanto patrones, como trabajadores, obtienen por la sola existencia de dicha relación.

Los derechos que los trabajadores adquieren por ministerio de ley, son denominadas prestaciones legales, que se describen como; todos aquellos beneficios que una persona física (trabajador) obtiene por el simple hecho de iniciar un vínculo laboral, ya sea con una persona física o moral. 

Las prestaciones legales son contempladas por la Ley Federal del Trabajo, las cuales son: 

  • Vacaciones
  • Prima Vacacional
  • Aguinaldo
  • Prima Dominical
  • Prima de Antigüedad
  • Seguridad Social

No obstante, también podemos encontrar condiciones que los patrones otorgan a sus trabajadores de manera complementaria, llamadas prestaciones extralegales, que diferencia de las legales no se encuentran contempladas por la Ley Federal del Trabajo como una prestación de carácter obligatorio, sino que se le otorgan al trabajador por su calidad de trabajador en la empresa y por el tiempo que se ha mantenido en ese carácter. 

Lo anterior obedece, en algunas ocasiones, a la intención de la empresa incentivar a sus trabajadores, mejorar las condiciones en las que se desempeñan, así como su calidad de vida. 

Bajo ese contexto, existe una libertad configurativa del patrón para establecer cualquier prestación que él decida otorgarle al trabajador, entre las más comunes podemos encontrar las siguientes: 

  • Fondo de ahorro.
  • Caja de ahorro.
  • Becas de estudio.
  • Seguro de gastos médicos.
  • Vales de despensa.
  • Vales de gasolina.

Entonces podemos distinguir, por una parte, que las prestaciones legales; se actualizan por la calidad de trabajador y es obligatorio su pago en las formas y términos que la ley establezca, por otra parte, las prestaciones extra legales; son aquellos estímulos que no son previstos por la ley, pero si son de acceso para el empleado.

Ahora bien, dentro de un juicio laboral por regla general le corresponde al trabajador acreditar la existencia y el pago de las prestaciones extralegales, caso contrario de las legales, ya que se actualizan por la simple calidad de trabajador y no existe la obligación de la comprobación de su existencia, sino solamente le corresponde al patrón acreditar su pago.

Un error común de las empresas es mezclar dentro del pago de nóminas las prestaciones de índole legal, con el pago de las extralegales, eso resulta una rémora posterior, pues con ello se genera un conflicto en la defensa de los patrones. 

Lo anterior es así, debido a que, como ya mencionábamos el patrón está obligado a exhibir en juicio el pago las prestaciones legales, y al exhibir nóminas en las que se desprenda también el pago de prestaciones extralegales, quedará comprobada la existencia de aquellas que en un principio no eran obligatorias, sino un beneficio que en su momento el patrón deseó otorgar al empleador. 

Por tanto, recomendamos generar el pago de todas aquellas prestaciones de carácter legal en un recibo de nómina y todas aquellas de carácter extralegal en uno diverso. Lo que ayudará a que el juico, en su caso, sea un tanto menos cuantioso.

Para nosotros los clientes son lo más importante, por ello, si tiene algún problema con la nómina de sus trabajadores y/o requiere un esquema funcional para el pago de las prestaciones legales y extralegales, con gusto podemos apoyarle.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *